¿por qué los tests serológicos de anticuerpos no sirven como diagnóstico para alérgenos alimentarios?

Los tests serológicos que miden los niveles de IgE o IgG en sangre (o incluso en saliva) no tienen valor diagnóstico para descartar o confirmar una alergia alimentaria (tampoco para otras reacciones adversas al alimento). Aunque pudieran evaluar los productos reactivos, la falta de repetibilidad y puesta a punto de los métodos por ahora no permiten sacar conclusiones fiables. Como se demostró en el estudio que explicamos, los tests resultaron en falsos positivos (productos marcados como reactivos que no dan ninguna reacción al paciente) y falsos negativos (productos marcados como no reactivos que sí desencadenan una reacción en el paciente). De acuerdo a los expertos debe estudiarse más las reacciones relacionadas con la alergia alimentaria en perros y gatos y desarrollar mayor número de datos y trabajar las técnicas para que estos test pudieran ser útiles. Las dificultades que se barajan son el alto porcentaje de reacciones no mediadas por IgE, el panel de alergenos puede no ser suficientemente sensible o representativo o la falta de datos para establecer calibrajes.

La única prueba diagnóstica fiable es la prueba de eliminación-provocación utilizando alimentos no reactivos (no-alergénicos) para el paciente, esta prueba deberá realizarse para confirmar/descartar una alergia alimentaria a pesar de haber realizado el test serológico.

Estos tests no nos dan ninguna información en caso de querer confirmar/descartar casos de enteropatías crónicas con respuesta a la dieta.