Elegir un alimento para un perro o gato ¿cómo se si es de calidad y seguro?

¿qué factores determinan la calidad de un alimento para un perro o gato? esta es una pregunta a la que podemos encontrar en la web muchas opiniones respondiendo, incluso desarrollando rankings o desaconsejando tipos de alimentos, procesados, etc. Pero, ¿saben que en realidad la información que encontramos en la etiqueta nos dice muy poco sobre su potencial calidad? La etiqueta debe contener por ley ciertas informaciones pero ninguna de ellas nos da información sobre la calidad nutricional, ni la composición analítica ni la composición en ingredientes, ni tampoco el nombre de ciertos ingredientes.

Pero, ¿qué determina la calidad nutricional de un producto? Un producto para alimentar nuestro perro o gato de forma segura debe contener todos los nutrientes esenciales (que necesita obtener del alimento en las cantidades adecuadas) que necesita diariamente (¡esto son más de 40 nutrientes a considerar!), es decir que sea completo. Estos nutrientes deben ser bien digeridos y disponibles en el cuerpo del perro o gato para utilizarlo en las funciones corporales que las requiera. Este aporte de nutrientes disponibles para nuestro perro o gato no se refleja en el % de nutrientes que aparece en la etiqueta (que no tiene en cuenta esta disponibilidad, puede tener mucho, pero si el perro o gato no puede digerirlo o aprovecharlo lo excretara sin aprovecharlo) ni en el tipo de ingredientes (algunos ingredientes con mala reputación pueden ser muy nutritivos y a la inversa, además un ingrediente denominado de la misma forma en la lista de ingredientes puede tener diferente disponibilidad).

Entonces, ¿en qué dato nos tenemos que fijar? Pués, desafortunadamente, en la etiqueta no hay datos incontestables para evaluar la calidad nutricional. La valoración pasa por información sobre garantías del producto que debe facilitarnos el productor, y la reputación y garantías que nos de. Entendiendo que esto puede resultar muy confuso para el tutor, la WSAVA (organización mundial de veterinarios de animales de compañía) ha establecido unos puntos a considerar por el tutor a la hora de elegir un producto para su mascota. Estos puntos son los que a veces se denominan ‘ recomendaciones WSAVA’ y se basan en aspectos relacionados con la garantía nutricional, es decir asegurar que el alimento aporta los nutrientes adecuados, en las cantidades adecuadas y de una forma segura  y eficiente (es bien aprovechada por el animal)

Este documento resume estos puntos:

https://wsava.org/wp-content/uploads/2021/04/Selecting-a-pet-food-for-your-pet-updated-2021_WSAVA-Global-Nutrition-Toolkit-Spanish.pdf

En resumen, ¿qué tendremos en cuenta (entre otros puntos)?

  •  ¿Quién formula sus dietas y cuáles son sus credenciales?  ¿Tiene en plantilla a un nutricionista calificado a tiempo completo? Las credenciales aceptables incluyen bien un doctorado en nutrición animal o ser diplomado por el American College of Veterinary Nutrition (ACVN) o por el European College of Veterinary and Comparative Nutrition (ECVCN). ¿Cuál es el nombre del nutricionista y cuáles son sus títulos? cada especie tiene unos requerimientos y características nutricionales únicas, las de perros y gatos no son las de un humano, quien formule y desarrolle estos productos debe conocer estas necesidades de la especie en profundidad y haberse formado y tener experiencia ya que no es tarea fácil
  • ¿Qué medidas específicas de control de calidad utiliza para asegurar la consistencia y calidad de sus ingredientes y de su producto final? ¿Puede aportar un análisis nutricional completo del alimento para perros o gatos especificado? la ley no obliga a analizar los nutrientes del producto una vez los productos mezclados y procesados o envasados, con lo que el contenido se supone sobre el papel, pero hay factores como la propia disponibilidad de los nutrientes de  los ingredientes, el efecto del procesado o la manipulación o la interacción entre nutrientes (unos pueden afectar la disponibilidad de otros) que pueden alterar este contenido, para conocer si el contenido de nutrientes es el esperado debe analizarse el contenido en este alimento de los nutrientes (al menos los esenciales) para asegurarse. Además, para poder incluir los nutrientes necesarios en el alimento se necesita conocer los que aportan los ingredientes que se incluyen, por ello auditar y analizar regularmente los ingredientes y el proveedor de éstos es un parámetro de seguridad y calidad.
  • ¿Han pasado sus dietas por pruebas experimentales de adecuación? más allá del contenido en nutrientes del producto existen pruebas para evaluar la disponibilidad de estos y si van a estar disponibles para que el perro o gato pueda utilizarlos. Estas pruebas (de digestibilidad, adecuación) no son requeridas por ley pero son una garantía más que el producto es nutricionalmente adecuado.
  • ¿Qué tipo de investigación del producto se ha llevado a cabo? ¿Se han publicado los resultados en revistas científicas? Si un alimento alega que contiene cierto producto o tiene ciertas características con efectos beneficiosos para la salud esto debe estar verificado científicamente mediante estudios publicados.

Esta información se recomienda pedirla al productor, y la WSAVA recomienda que si el fabricante no quiere o puede aportar esta información, los propietarios deberían ser cautelosos respecto al uso de esa marca para alimentar a sus mascotas.