Puntos clave

  • Debe alimentarse con un alimento para cachorros de raza grande hasta el final de su desarrollo (18-24 meses de edad).

  • Debe alimentarse de forma racionada ajustando las cantidades cada 2-3 semanas de acuerdo al ritmo de crecimiento adecuado y una PCC de 4/9

  • El seguimiento de su ritmo de crecimiento óptimo puede hacerse mediante la información propia de la raza o curvas de crecimiento de acuerdo a su tamaño y un seguimiento de la PCC.

  • Los alimentos para perros adultos son peligrosos en estos cachorros por tener niveles de nutrientes (especialmente calcio) variables y no son útiles en el control del sobrecrecimiento ya que pueden ser más altos en calorías que los alimentos para el crecimiento.

Qué hacer y qué no en la alimentación del cachorro de raza grande

Las enfermedades del desarrollo caninas incluyen enfermedades como la displasia de cadera o de codo y la osteocondrosis y son más frecuentes en razas grandes y gigantes de crecimiento rápido. Los signos clínicos asociados más comunes son cojeras y deformaciones angulares.

Estas alteraciones tienen un componente genético importante, sin embargo, el riesgo de su manifestación puede reducirse con una nutrición y alimentación adecuada durante el periodo de crecimiento. El sobrecrecimiento, asociado a un consumo energético demasiado elevado, puede contribuir en la manifestación de enfermedades del desarrollo.

Referencia : Villaverde y Hervera 2021. 

¿Cómo disminuir el riesgo en estas razas?

El objetivo en estos cachorros es evitar un ritmo de crecimiento rápido, deben llegar al peso adulto en 18 meses en razas grandes a 24 meses en razas gigantes (a diferencia de razas pequeñas y medianas en que se alcanza a los en vez de 12 meses).

¿Qué implicación tiene el calcio?

Las razas grandes y gigantes tienen requerimientos de calcio altos por su gran masa esquelética, pero a su vez son muy susceptibles a su exceso ya que su sistema de regulación es inmaduro y una dieta alta en calcio afecta la remodelación ósea y causa en alteraciones esqueléticas y articulares (hipercalcitonismo que resulta en radius curvus o panosteitis).

¿Qué alimentación es la más adecuada para evitar riesgos?

Hay que utilizar alimentos adecuados para crecimiento desde el destete hasta que se llegue al tamaño maduro, entre los 18 y 24 meses de edad. Se deben elegir dietas de casas comerciales de confianza formulados específicamente para cachorros de raza grande o gigante.

Estas dietas deben:

  • Tener niveles controlados de calcio y una ratio calcio: fósforo adecuada

No se deben administrar suplementos de (o que contengan) calcio y/o fósforo en estos cachorros ya que pueden resultar en niveles demasiado elevado de calcio o ratios calcio: fósforo alterados.

  • Tener niveles de energía moderados

Es importante controlar las calorías que el cachorro consume para evitar el sobrecrecimiento, esto se puede hacer con dietas con más o menos calorías (ajustando la cantidad ofrecida), sin embargo,  las dietas más moderadas en calorías pueden facilitar el control de las calorías diarias y el manejo de la alimentación del cachorro.

  • Otros nutrientes como la vitamina C o los niveles de proteína no tienen implicación en el riesgo del desarrollo de estas enfermedades. Es importante escoger una dieta que cubra las necesidades de crecimiento y no hay que preocuparse de su potencial exceso.

¿Cambiar a una dieta para adulto a mitad del crecimiento evita el riesgo de enfermedades del desarrollo en razas grandes?

NO, en ningún caso.

Esta es una práctica desfasada que se ha convertido en un mito hoy en día, se justifica por pretender reducir la densidad energética (y por tanto la velocidad de crecimiento) y reducir el aporte de proteína y calcio.

  • Las dietas para adultos NO tienen menos calorías que las dietas para cachorros de razas grandes

*En este gráfico se muestran las kcal por 100 gramos de alimento de productos populares en el mercado español actual, no se especifican las referencias por tener un objetivo ilustrativo y no comparativo.

En el gráfico vemos como dentro de una misma marca que ofrezca una referencia para el crecimiento de razas grandes estas son menos densas energéticamente que sus referencias para adulto (excepto la marca 4). Además, vemos como entre marcas la variabilidad entre densidades energéticas es muy amplia independientemente de si se trata de referencias para cachorros o adultos, así por ejemplo el alimento para adulto de la marca 4 es más alto en kcal que el alimento para cachorros de las 3 otras marcas representadas.

  • Las dietas para adultos NO tienen menos calcio que las dietas para cachorros de razas grandes

las dietas para adultos tienen contenidos en energía y calcio muy variables y pueden tanto en excesos como en consumos marginales de calcio y otros nutrientes importantes para el crecimiento y el desarrollo óseo.

Referencia : Villaverde y Hervera 2021. 

*En este gráfico se muestran el contenido en calcio de productos populares en el mercado español actual, no se especifican las referencias por tener un objetivo ilustrativo y no comparativo.

Como muestra el gráfico, administrar un alimento para adulto puede causar tanto deficiencia de calcio (producto 1) como exceso (alimento 2) (las flechas rojas muestran los límites mínimo y máximo de calcio recomendado en esta fase).

Cambiar un cachorro en crecimiento sea cual sea su raza y tamaño a una alimentación para adulto antes de que haya finalizado su desarrollo (18-24 meses en razas grandes) es una recomendación desfasada, poco específica y con riesgos asociados ya que las dietas para adultos tienen contenidos en energía y calcio muy variables y pueden tanto en excesos como en consumos insuficientes de calcio y otros nutrientes importantes para el crecimiento y el desarrollo óseo.

Los animales en crecimiento son especialmente sensibles a las carencias y excesos nutricionales, un aporte inadecuado de nutrientes puede provocar desde un crecimiento retardado, pérdida de peso, inapetencia, alteraciones metabólicas, alteraciones dérmicas, oculares, cardíacas, neurológicas, hiperparatiroidismo secundario, alteraciones articulares y deformidades óseas entre otras.

¿Qué debemos tener en cuenta en el manejo de la alimentación en estas razas?

  • Los perros de razas grandes y gigantes deben alimentarse siempre de forma racionada. La alimentación no racionada (ad libitum) tiene un riesgo mayor de sobrecrecimiento y, en algunos casos, incluso obesidad, contribuyendo al el estrés biomecánico y la aparición de problemas articulares.

Para establecer la ración adecuada para el cachorro podemos partir de su cálculo a partir de fórmulas (como las de FEDIAF, pág. 50) También se pueden seguir las instrucciones del fabricante.

En cualquier caso, es ESENCIAL ajustar la cantidad de alimento cada 2 semanas para conseguir una PCC de 4/9 y un ritmo de crecimiento adecuadamente lento.

  • El seguimiento del ritmo de crecimiento puede hacerse mediante las curvas de crecimiento de la raza, o las que ha desarrollado Waltham. También puede usarse la escala de PCC para detectar el sobrepeso.

¿Y si la cantidad de alimento para el cachorro es muy reducida o me cuesta controlar el ritmo de crecimiento?

Se puede buscar otra dieta para cachorros de raza grande que tenga una menor densidad energética (como muestra la gráfica más arriba, existe gran variabilidad entre marcas que permite encontrar una referencia adecuada al paciente) y facilitar el control del consumo energético del paciente.

¿Podemos administrar extras en el cachorro de raza grande?

No hay problema en administrar extras en estos cachorros que además pueden ser útiles en el adiestramiento, educación, etc. , siempre que sean productos seguros para perros y que aporten como máximo un 10% del consumo energético diario (visita nuestro calculador para algunos ejemplos). Si se dan premios comerciales hay que contactar al fabricante para que aporte la información calórica por premio (o calcularla si no lo conseguimos), ya que pueden ser fuentes significativas de calorías en exceso.