LOS EXTRAS: QUÉ SON Y CÓMO SE ADMINISTRAN

GUÍA PARA PROPIETARIOS

¿porqué la administración de extras?

Consideramos extras todos los productos que no forman parte de su ración completa. La ración completa sea en base a uno o varios productos comerciales o una fórmula casera (menú) contiene todos los nutrientes que su perro o gato necesita en las cantidades adecuadas a su situación. Por ello este alimento debe ser administrado todos los días en las cantidades recomendadas, para que no falte ni sobre ningún nutriente.

Es posible que según la patología de su perro o gato y/o sus preferencias y hábitos hayamos incluido en nuestras recomendaciones la posibilidad de administrar extras.

La administración de productos como premios y recompensas, alimentos para administrar pastillas u otras medicaciones, productos para la higiene dental, etc. también es posible en muchos casos.

La administración de productos extra permite:

  • Premiar y recompensar buenos hábitos

  • Si es el caso, reforzar aprendizajes

  • Crear un vínculo del perro o gato con su cuidador

  • Permitir o hacer más llevadera la administración de medicaciones

  • Hacer variada su ración completa incluyendo, por ejemplo, productos de temporada

  • Hacer más apetitosa/atractiva su ración si lo mezclamos con la ración completa

  • etc.!

Por eso, lo tenemos en cuenta y ofrecemos una guía sobre cómo gestionar estos extras en nuestras recomendaciones.

Sin embargo, hay algunos factores que debemos considerar para que la ración siga siendo segura para el perro o gato.

1.- Los productos que administrar deben ser seguros: evitaremos productos tóxicos o lesivos.

  • Los principales productos tóxicos para perros y gatos y que no administraremos nunca solos o formando parte de otros productos son:
      • Ajo, cebolla y puerro y todos los vegetales de la familia Allium : también salsas, caldos o platos que los contengan
      • Uvas y pasas y sus extractos
      • Chocolate y productos con cacao
      • Café
      • Gominolas, chicles y jarabes ‘humanos’ que no haya prescrito su veterinario (evitamos el xilitol y otros alcoholes).
      • Nueces de macadamia
      • Aguacate
  • Por su potencial lesivo evitaremos los huesos.
  • Por la diferente tolerancia a la lactosa evitaremos dar productos ricos en lactosa (como la leche) en grandes cantidades.

2.- Los productos deben ser adecuados a la situación patológica del paciente. Si su perro o gato tiene una patología que se beneficia de estrategias nutricionales específicas (como niveles de proteína o grasa bajos, moderar el sodio, etc.) los extras deben seguir también estas estrategias, y habrá productos que se deben evitar como extras.

3.- Los extras no deben suponer más del 10% de las calorías diarias para no ‘diluir’ el aporte de nutrientes de la ración completa ni pasarnos de calorías que le puedan hacer engordar.