Muchas veces nos podemos plantear si un producto comercial para la alimentación de nuestro perro o gato tiene calidad nutricional y cubre las necesidades del animal de forma eficaz, además de favorecer el objetivo último de la alimentación, que es el de permitir una vida longeva y con la mayor calidad de vida posible.

Desafortunadamente la etiqueta por sí sola no nos sirve para evaluar la calidad nutricional. 

Parámetros como los tipos de ingredientes que se utilizan, las cantidades de nutrientes (como por ejemplo el % de proteína bruta) que aparece en la etiqueta, el tipo de procesado o cocción (fresco, enlatado, en croqueta, etc.) no nos dan ninguna garantía en cuanto a la calidad nutricional del producto y a la idoneidad de este para nuestro perro o gato.

Entonces,  ¿en qué datos adicionales nos tenemos que fijar para recomendar un alimento?

Esta valoración requiere confiar en que el fabricante está realizando todos los controles de calidad necesarios para asegurarse que el producto es nutritivo y seguro para la especie y etapa fisiológica de destino. No debemos confiar ciegamente, es importante que nos informemos de forma exhaustiva sobre estos fabricantes para formar nuestra opinión y recomendar o no sus productos.

La información que necesitamos la vamos a obtener de los productores, que nos deben facilitar garantías del producto. También formaremos nuestra opinión mediante la reputación del fabricante.

Hay muchas casas comerciales, y surgen nuevas constantemente, con lo que es muy difícil conocer la reputación de todas, especialmente aquellas que son nuevas. Esto puede resultar muy confuso y en estos casos es muy útil tener un protocolo de criba para evaluar estas marcas.

La WSAVA (organización mundial de veterinarios de animales de compañía) ha establecido unas recomendaciones con aspectos importantes a considerar por el tutor a la hora de elegir un producto para su mascota. Estas recomendaciones no son regulatorias, son simplemente una guía para navegar el complejo mundo de los alimentos comerciales.

Existe mucha información sobre nutrición para mascotas, especialmente online, que no está contrastada y puede ser confusa y contradictoria. Las recomendaciones de la WSAVA están orientadas a ayudar a los cuidadores a identificar productos adecuados.

Toda esta información, crítica para evaluar la calidad del alimento, es difícil de encontrar al no estar en el etiquetado ni en fuentes de información suplementaria del alimento, ya que son informaciones de funcionamiento interno del productor. Por ello la WSAVA recomienda contactar directamente con el fabricante para informarse sobre estos puntos.

WSAVA recomienda que si el fabricante no puede o no quiere proporcionar esta información, los veterinarios y los propietarios deben tener cuidado al alimentar con esa marca.

Además, los representantes de la empresa deben ser fácilmente accesibles para preguntas adicionales lo más razonable hoy en día es indicar en el etiquetado un número de teléfono y/o correo electrónico de contacto al que respondan con la mayor celeridad.

Las empresas pueden hacer sus propios alimentos (es decir, «Hecho por») o utilizar un fabricante externo (es decir, «Hecho para» o «Distribuido por»). Si el productor del alimento es un tercero es probable que tenga sus propios proveedores y sistemas de control y seguridad. Por ello, la marca debe asegurarse que quien produce el alimento sigue sus estándares de calidad mediante auditorías periódicas y también debe disponer de la información que el consumidor puede necesitar.

Las pruebas con paneles son especialmente importantes en empresas con menor experiencia o con la introducción de ingredientes noveles o poco utilizados o el uso de procesados novedosos. Hoy en día aparecen en el mercado opciones innovadoras de alimentos, diferentes a las clásicas croquetas, latas, además también se innova en el uso de nuevos ingredientes, carnes, legumbres menos comunes, etc.

Esto puede enriquecer mucho el mercado y resultar atractivo, pero no debemos perder de vista las garantías de calidad nutricional, en formatos nuevos poco utilizados es imprescindible que el productor se haya asegurado que su proceso e ingredientes son seguros y su producto contienen los nutrientes adecuados y aprovechables mediante pruebas y análisis previas a su comercialización. Si hay un problema nutricional será detectado y podrá ser corregido, si no existe el riesgo de que afecte a mi perro o gato.

Que un productor cumpla las recomendaciones WSAVA es una criba de su calidad nutricional, garantía y responsabilidad. Preguntemos a los productores por estos factores de calidad: testaje y análisis de los productos, estudios sobre los beneficios supuestos, personal experto, especialmente a aquellas empresas que no conozcamos o que presentan productos innovadores para evitar riesgos.